miércoles, 2 de febrero de 2011

Pie bot y método Ponseti: corrección para los primeros pasos


El “pie bot” es una deformidad del desarrollo que se caracteriza por presentar al nacer, un pie que se asemeja a la parte inferior de un palo de golf. Esta condición se manifiesta en uno de cada mil recién nacidos y tiene mayor incidencia en niños que en niñas.
El origen de esta enfermedad, que puede presentarse en uno o en los dos pies, es absolutamente desconocido y aunque se han realizado muchos estudios en los genes que intervienen en la formación musculoesquelética, ninguno ha entregado una respuesta definitoria. A pesar de esto, se descarta que una de las causas de esta patología sea el descuido de la madre durante el embarazo.
Durante muchos años, la única manera de solucionar este problema era a través de una cirugía mayor. Sin embargo, el Hospital Roberto del Río es pionero en el tratamiento de este problema, utilizando el método Ponseti.
Con diez años de experiencia y más de 170 pacientes tratados, ofrece una solución menos invasiva y con mejores resultados a los niños que presentan esta deformidad en sus pies.
Según explicó el traumatólogo Gastón Terrazas, lo más importante es tratar esta enfermedad desde el momento de nacer, “Se debe comenzar el tratamiento lo antes posible, ojalá durante la primera semana de vida, porque las condiciones biológicas del niño están dadas para que uno logre, mediante yesos, elongar todas las estructuras que están retraídas para moldear y corregir completamente el pie”.
De hecho, el diagnóstico se realiza mediante una ecografía después de las 20 semanas de gestación y en los casos que han sido tratados en el recinto, cerca del 25% de las madres sabía que su hijo padecía “pie bot” antes de que nacieran.
La primera etapa del método Ponseti es fundamentalmente ortopédica y consiste en la colocación de yesos correctores que son utilizados entre cuatro y seis semanas en promedio. Luego, de ser necesario, se realiza una pequeña operación, totalmente ambulatoria, en la cual se realiza un corte sobre el tendón de Aquiles y se vuelve a colocar un vendaje hasta que la incisión cicatrice.
El último paso del tratamiento es la utilización de unos zapatos que van unidos por una barra que se encargan de mantener la rotación del pie hacia afuera del cuerpo. El niño deberá usar éstos zapatos entre cuatro y cinco meses, 23 horas al día. Una vez terminado ese período, tendrá que utilizarlos durante las noches hasta los cinco años.
Desde el año 2000 a la fecha, se han tratado en el Hospital Roberto del Río, 241 pies utilizando el método Ponseti. De éstos, sólo uno necesitó cirugía y el resto se corrigió con yesos o tenotomía (corte en el tendón de Aquiles).
“Haber operado sólo un pie en los diez años de experiencia que llevamos con este método es bastante exitoso, sobre todo si consideramos que hace diez años prácticamente todo niño que nacía con pie bot se ponía yesos y a pesar de esto, todos debían operarse”, agregó Terrazas.
Cumplir con todas las etapas del tratamiento es fundamental para obtener resultados óptimos, sobre todo en la fase en la que se utilizan los zapatos correctores, ya que éstos mantendrán la posición alcanzada durante la etapa de los yesos. Y si el tratamiento se sigue de manera adecuada, los niños podrán llevar una vida totalmente normal, caminar a la misma edad que otros pequeños y practicar deportes como cualquier otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada